Finalizó la reunión de la Comisión de Ecología y Medio Ambiente del Consejo y no hubo resoluciones sobre el uso de glifosato que tanta polémica generó en la ciudad santafesina.
El municipio, que tiene plazo hasta el 12 de diciembre para promulgar o vetar la ordenanza ya aprobada, citó a agrupaciones ecologistas que luchan por la normativa que ahora está en duda.
Vale recordar que el proyecto aprobado califica a este herbicida como “probable cancerígeno”, tanto para uso agronómico como en espacios públicos y jardines particulares. Por lo que la prohibición comprendería áreas urbanas y rurales, sea de uso agronómico, particular o estatal.
En el encuentro el municipio sostuvo que es muy difícil controlar lo que pasa dentro de los jardines privados respecto a la utilización o no de glifosato.
Mirko Moskat, integrante del Taller Ecologista, explicitó que el poder ejecutivo local se aferra a este argumento que podría llegar a ser clave para dar marcha atrás con la iniciativa: “entendemos que puede ser difícil el control, pero para nosotros no es motivo suficiente para no avanzar en la promulgación”.
“No nos vamos conforme con la reunión porque no nos llevamos una respuesta clara sobre lo que piensa hacer el municipio. Percibimos cierta incomodidad sobre el tema”, expresó Moskat.

 

Dejar respuesta