Cuando los campos sufren daños ya sea por inundaciones, bajos salitrosos, procesos de erosión por el escurrimiento superficial del agua, médanos, etc., se puede realizar el trámite por desmejoras, el cuál determina cuáles son las áreas que han dejado de ser productivas.

Presentando un plano de mensura en la Dirección General de Catastro permitirá que Rentas le baja el valor fiscal al campo para que el Impuesto Inmobiliario Rural del año siguiente sea menor.

Arnaldo Buffarini, ingeniero agrimensor, amplía el tema en la siguiente nota:

Dejar respuesta