Todas las asociaciones vinculadas al campo, las distintas cadenas de valor y sociedades de Bolsa coincidieron en expresar su repudio a los hechos de violencia que sufrieron transportistas que no adhirieron al paro impulsado por sus colegas “autoconvocados”.
Los autoconvocados, que realizan protestas a la vera de distintas rutas, exigen que se cumplan las tarifas de referencia y que no les reduzcan parte del pago acordado. Grupos de Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires, Chaco y Santiago del Estero ya habían realizado días atrás un pedido formal al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, solicitando que la tarifa que rige para el traslado de cargas deje de ser orientativa y pase a ser de aplicación obligatoria. Según publicó el sitio Agrovoz, lo hicieron a través de una carta firmada por casi 100 camioneros de todo el país, nucleados en un grupo denominado Transportistas de Granos Autoconvocados (TGA). También reclamaron un órgano de control en Afip, y que en los puertos y plantas de acopio se les brinden “servicios adecuados” y “que empiece a regir en su totalidad el pago de estadía por demoras superiores a las 24 horas en las terminales de descarga”.
La modalidad implementada es que se detiene a cada vehículo cargado con granos para explicarle los motivos de la protesta: allí piden al conductor que se quede o retorne al acopio donde cargó la mercadería.
Según relató uno de los autoconvocados, la idea es que los cereales no lleguen a Rosario: “es la única forma de que nos escuchen”. Es por esto que en tres días, cayó hasta un 70% el ingreso de camiones a los puertos del Gran Rosario. Aunque se aseguró que “ningún trasportista es obligado a no continuar su viaje”, y que los hechos de violencia se deben a “infiltrados” (se denunciaron actos vandálicos como la apertura de boquillas de los acoplados, con derrame de cereales, y pinchaduras de neumáticos).
La Sociedad Rural (SRA) acusó a los autoconvocados de ser “grupos violentos”, que tiran cargas a la ruta, con camiones quemados y conductores golpeados. En tanto, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires expresó su preocupación en el marco de una “inusitada medida de fuerza”. La entidad señaló que no existe reclamo sectorial que pueda justificar tal accionar y alertó que una “supuesta discusión sobre tarifas esconde un avance sobre la libre contratación, alentando prácticas corporativas ajenas al espíritu democrático”. En igual sentido se expresaron las cuatro cadenas de valor: ACSoja, Argentrigo, Asagir y Maizar.
En tanto, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) precisó que la cantidad de camiones arribados a los puertos del área metropolitana de Rosario, desde Arroyo Seco hasta Timbúes, en los últimos tres días hábiles cayó hasta 70%, por la dificultad de circular por rutas y caminos en localidades de Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y Chaco. “Estos hechos además de provocar la pérdida de mercadería a los cargadores, productores, acopiadores y cooperativas, están determinando que los exportadores no puedan cumplir en tiempo y forma con los embarques”, afirmó. La Cámara de la Industria Aceitera (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) elevó la parálisis al 90%: “se encuentran virtualmente paralizadas todas las principales plantas agroindustriales y puertos exportadores, desde el Gran Rosario hasta Bahía Blanca y Necochea-Quequén”, al tiempo que advirtió que sin la posibilidad de que los buques sean cargados, “el ingreso de divisas disminuirá”. Desde CRA expresaron que “no es tolerable ni la violencia, ni el abuso para reclamar derechos, que pueden ser justos pero el desorden en el que se plantean la convierten en irracionales”.
Fuente: El Cronista

Dejar respuesta