En el inicio de las tareas de siembra de soja, técnicos del INTA advierten sobre la presencia de hongos en semillas y suelos, a partir de los excesos hídricos generados meses atrás.

Destacan la importancia de estar alerta para prevenir enfermedades a futuro y asegurar los rendimientos.

“Por la carga de patógenos, va a ser indispensable que el productor cure la semilla”, dijo en diálogo con Agroargentina.com, Silvia Distéfano, fitopatóloga del INTA Marcos Juárez.

Es necesario evitar que aparezcan enfermedades “en raíz, tallo u hoja, que luego provocan pérdidas de rendimiento”, sostuvo.

Escuchá la nota completa:

Dejar respuesta