El Ministerio de Agroindustria lanzó el Sistema de Información de Operaciones de compra-venta de carne bovina (SIO Carnes) para que exista mayor transparencia, información estadística y actualización diaria del mercado argentino de carnes.
Con la presencia del ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, parte del gabinete y de representantes del sector privado, se mostraron los alcances de la herramienta.
 “La carne es uno de nuestros productos emblema y compartimos con ustedes la satisfacción al ver ganar nuevos mercados para la Argentina. Nuestro compromiso es continuar trabajando juntos para mejorar con nuevas herramientas”, dijo el Ministro.
Es un sistema unificado de información de operaciones de compra venta de ganado con destino a faena. La información surge de los datos obtenidos de las liquidaciones electrónicas presentadas a la AFIP según lo establecido en la Resolución General Nº 3964/2016 y su modificatoria, junto con los Documentos de Tránsito Electrónicos (DTe) obtenidos del Senasa.
La plataforma brindará mayor previsibilidad a la hora de tomar decisiones y concretar negocios dentro de esta cadena. Se adelantó la necesidad de continuar replicando este tipo de propuestas a otras cadenas, como el caso de ovina o la frutícola.
¿Cómo funciona SIO Carnes?
La plataforma se basa en información suministrada por AFIP a través de las liquidaciones electrónicas de compra venta de hacienda pecuaria con destino a Faena, emitidas por consignatarios de hacienda, establecimientos faenadores o usuarios y productores. Atendiendo a la normativa del secreto fiscal, los datos son enviados sin identificación alguna de los CUITs correspondientes a quienes intervienen en las operaciones.
La información suministrada por AFIP se identifica luego según las localidades de origen y zonas de destino a través de los datos de los DTe y guías obtenidas de la base de datos del Senasa. De esta forma se conocen los precios operados por origen y destino.
El destino se divide en 12 zonas con la finalidad de agrupar sectores de comercialización, resguardando la identidad de los establecimientos faenadores y el secreto comercial. Las operaciones tienen una actualización permanente entre las 24 y 48 horas como máximo.
Los datos que se incluyen son: fecha en que la operación se realizó, origen, destino, categoría (de acuerdo a la resolución ex ONCCA 4906/10), raza, cantidad comercializada de cabezas, unidades de medida (cabezas, kilogramos vivos o kilogramos equivalentes de carne, según corresponda) y el precio de la operación.
El sistema refleja hoy el universo del kilo vivo, que corresponde al 90%; el 6% restante corresponden a cabezas, y el 4% a kilos de carne. No obstante se adelantó, que se está trabajando sobre promedios históricos para poder incorporar el segundo porcentaje y junto a la AFIP, para poder volcar el porcentaje de liquidaciones de carne con destino a faena.

Dejar respuesta