En trigo, se estima una implantación de 6 millones de hectáreas, un 10% por encima del ciclo pasado. En cebada, las perspectivas de siembra ascienden a 900.000 hectáreas, superando también las coberturas del año anterior. El girasol, en tanto, cubriría cerca de 2 millones de hectáreas.
Para maíz y sorgo se proyecta un área sembrada de 6,6 y 0,8 millones de hectáreas respectivamente, en tanto que la soja cubriría 18,2 millones de hectáreas, recuperando un 1% en relación al año pasado. 
Mientras tanto el informe de la entidad rosarina explica que de los u$s10.000 millones que deberán invertirse para las siembras de los seis principales cultivos.
A su vez, se estima a su vez que estos seis cultivos podrían generar un ingreso de divisas al país por exportaciones que podría ubicarse en los u$s26.400 millones.
Fuente: Diario Ámbito Financiero

Dejar respuesta