La Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) realizó un informe anual en donde mide diferentes actividades relacionadas al campo. Entre los resultados, la producción de carnes y vinos aumentó, y bajó la de soja y leche. 

El informe registra los números del campo a la vez que traduce en datos y recursos visuales lo que significan en el desarrollo y la diaria del país. “El campo argentino en números es la foto de lo que aporta el área productiva, que en definitiva es trabajo argentino, para nosotros y el mundo”, afirma Nicolle Pisani Claro, economista de FADA.
Según David Miazzo, economista jefe de FADA, “la investigación demuestra que las cadenas agroalimentarias son proveedoras de tres insumos que hoy son escasos en el país pero que son clave para pensar un desarrollo a largo plazo: empleo, dólares, y federalismo”.
Según este informe, las cadenas agro generan 1 de cada 6 empleos privados, directos e indirectos, lo cual equivale al 17% del total de empleo nacional privado. Si hacemos foco en nuevos puestos creados, fueron 94.130 empleos en 2017.
Siguiendo con los insumos que aporta el campo, el estudio arroja que, 6 de cada 10 dólares que se exportan vienen del campo, los cuales nos permiten importar electrónica, energía y autos, entre otros.
En relación al federalismo: “hay oportunidades de crecimiento y exportación en muchas de las cadenas agroalimentarias que están repartidas en todo el país, como la vitivinícola en cuyo, la ganadería bovina desde Formosa a la Patagonia, la citrícola en el Nea y Tucumán, los granos en la pampa húmeda y el norte del país, la avícola en Entre Ríos, y otras oportunidades en diversas economías regionales”, apunta Miazzo.

Dejar respuesta