Según el informe semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la siembra de trigo se encuentra próxima a finalizar, restando sólo la implantación de 78.000 hectáreas que se concentran sobre las regiones Centro de Buenos Aires, Sudoeste de Buenos Aires-Sur de La Pampa y Sudeste de Buenos Aires. Sobre este escenario, el progreso nacional alcanzó el 98,7 % de las 6.100.000 hectáreas proyectadas para la campaña 2018/19. El área incorporada superó las 6 millones de hectáreas y según nuestro Informe de Estado y Condición de Cultivos más del 46 % del trigo mantiene una condición entre buena y excelente. Por otra parte, la siembra de trigo finalizó en el Norte de La Pampa-Oeste de Buenos Aires, región que registró una expansión interanual del 17,6 %. Las buenas condiciones climáticas que se mantuvieron durante la ventana óptima de siembra, permitieron recuperar parte del área que no pudo ser implantada durante la campaña previa por excesos hídricos y falta de piso.
En cuanto al crecimiento y desarrollo del cereal, el 11 % de la superficie nacional ya transita el estadío de encañazón, principalmente sobre las regiones NOA, NEA y Centro-Norte de Córdoba y Santa Fe. Sobre el sector centro y sur del área agrícola, los lotes continúan diferenciando macollos y la condición de humedad varía entre adecuada y óptima. En paralelo, en el sur de Buenos Aires y La Pampa la siembra avanza sobre los últimos lotes tardíos, impulsada por las últimas precipitaciones registradas que mantienen un adecuado nivel de humedad.
En cuanto a la recolección de maíz, avanza sobre los últimos lotes tardíos en el centro del país, mientras que aún restan por cosechar una buena parte de los cuadros de segunda ocupación. En las regiones del norte, la baja en la humedad de los granos y las buenas condiciones del tiempo permitieron a los productores avanzar a buen ritmo sobre los lotes sembrados en diciembre. Los rindes relevados en las diferentes zonas PAS se ubican por debajo de los promedios de las últimas campañas producto del déficit hídrico sufrido durante la floración. De esta manera, el rendimiento medio nacional se ubicó en 61,3 qq/Ha, luego de recolectarse cerca de 4,7 MHa a lo largo del país.
Sobre el Centro-Norte de Santa Fe la recolección del cereal se dio por culminada, restando algunos lotes puntuales por levantarse. El rinde medio zonal se ubicó en 48,4 qq/Ha, afectado por la ausencia de lluvias durante el período crítico del cultivo. En paralelo, en el NOA el rinde medio desciende por debajo de los 60qq/Ha, cuando aún resta por recolectar el 15 % del área apta. En la región del NEA la cosecha ya se ubica en el 81 %, con mayores avances sobre la provincia de Santiago del Estero. Los rindes relevados son muy heterogéneos, en particular en los lotes de segunda ocupación sembrados sobre rastrojos de girasol en la provincia de Chaco.
Por otra parte, en el Oeste de Bs. As.-Norte de La Pampa, Cuenca del Salado y el Centro de Bs. As. las buenas condiciones del tiempo permitieron avanzar sobre lotes tempranos remanentes y buena parte de los cuadros tardíos. En Córdoba las labores se encuentran entrando en su tramo final, mientras que continua la tendencia en la baja de los rindes medios en los diferentes Departamentos provinciales. Por último, hacia el sur del área agrícola la cosecha se concentra sobre los lotes sembrados en el verano.

Dejar respuesta