Para posibilitar el comercio en distintos puntos del mundo, el Senasa estableció un sistema de certificación para el maní de exportación con destino a la Unión Europea, entre ellos los Paises Bajos y Alemania.

El 29 de octubre se inicia en la Argentina la Semana del Maní, una forma de incentivar el consumo de esta legumbre que nos da alimentos como la manteca o mantequilla de maní, pero que también se puede ingerir tostado, pelado o con su cáscara; azucarado en forma de garrapiñadas, turrones y como golosina confitada o recubierta de chocolate.
Por sus componentes es muy bueno para el fortalecimiento muscular, como antioxidante y regenerador celular, para el crecimiento y desarrollo de los huesos y músculos; en menor proporción, incluso ayuda a reducir el colesterol malo y aumenta la síntesis del colesterol bueno.
En el país la provincia con mayor producción es Córdoba. Si bien su comercialización está más orientada a la exportación, de a poco se va incrementando el consumo interno.
En lo que va de 2018, la Argentina exportó un total de 81.285.470.85 kg de maní por un monto FOB de 95.215.693 dólares; los Países Bajos, Rusia, Alemania, Japón, Argelia y Chile son los principales destinos.
Para posibilitar el comercio en distintos puntos del mundo, el Senasa estableció un sistema de certificación para el maní de exportación con destino a la Unión Europea, que incluye la habilitación de plantas procesadoras, depósitos, playas de consolidación y playas de transferencia, el control de laboratorios certificadores de aflatoxina y la auditoría de los sistemas de certificación.
Este tipo de medidas permite tener un maní de calidad y ofrecer la posibilidad de degustar un rico tentempié.

Dejar respuesta