Durante el G20, en una cena que mantuvieron los presidentes de China y EE-UU acordaron una tregua por 90 días para intentar negociar una solución a la guerra comercial entre las dos grandes potencias económicas mundiales.
Según un comunicado de la Casa Blanca, Donald Trump “acordó que el 1 de enero de 2019 no elevará los aranceles actuales del 10% al 25%, al menos por el momento. Por otro lado, China comprará una muy importante suma de productos agrícolas, energéticos, industriales y otros productos de los Estados Unidos para reducir el desequilibrio comercial entre los dos países”.
Esto podría deducirse como que China, al comprarle a EE-UU, le compraría menos soja a Argentina, por lo que el país se vería perjudicado con este acuerdo comercial.
El presidente Trump declaró: “Esta fue una reunión asombrosa y productiva con posibilidades ilimitadas tanto para Estados Unidos como para China. Es un gran honor trabajar con el presidente Xi”.

Dejar respuesta