Durante el G20, en una cena que mantuvieron los presidentes de China y EE-UU acordaron una tregua por 90 días para intentar negociar una solución a la guerra comercial entre las dos grandes potencias económicas mundiales.
Según un comunicado de la Casa Blanca, Donald Trump “acordó que el 1 de enero de 2019 no elevará los aranceles actuales del 10% al 25%, al menos por el momento. Por otro lado, China comprará una muy importante suma de productos agrícolas, energéticos, industriales y otros productos de los Estados Unidos para reducir el desequilibrio comercial entre los dos países”.
Juan Vasquetto, analista granario, en comunicación con Agroargentina dijo que los precios de la soja Argentina, al tener una alta dependencia de los precios internacionales “los productos exportados, tanto de Brasil como de Argentina, tenían un premio de 70 dólares por encima de Estados Unidos”. Esto significa que esta guerra comercial beneficiaba a los precios de la soja de nuestro país.
Como EE-UU viene muy atrasado con las ventas de exportación (tiene mucho stock de soja), si se destraba el conflicto y Donald Trump y Xi Jimping llegan a un acuerdo, “seguramente China comenzará a comprarle a EE-UU, lo que hará que en Argentina tengamos un efecto bajista”, explica Vasquetto y agrega: “Si el precio del poroto de los americanos está más barato, Argentina deberá bajar los precios. Solo si sucede el caso contrario (EE-UU sube el precio), el valor del poroto de nuestro país no se vería perjudicado”.
Otra arista es que este año Argentina estuvo exportando poroto a un alto valor, ya que China no le compraba a los norteamericanos. Si la guerra comercial finaliza, “en teoría nos dejarían de comprar, desaparecería una parte de la demanda y los precios de la soja bajarían en Argentina”, estima el analista.

Dejar respuesta