En las últimas horas se dio a conocer que murieron aproximadamente mil bovinos en las localidades de Cafferata y Chañar Ladeado en Santa Fe.
La causa fue una combinación de calor extremo y la aparente presencia de micotoxinas en un elemento de la dieta que les impidió a los vacunos disipar el calor corporal durante los primeros días de la semana, en las que hubo en la región registros muy elevados de temperatura y humedad.
Los novillitos pesaban entre 250 a 300 kilos.
Aquí unas recomendaciones para evitar el estrés hídrico:

Dejar respuesta