El exceso de reserva hídrica, las buenas perspectivas de precio y los beneficios de incorporar gramíneas invernales a la rotación presentan un escenario promisorio para este cereal. 

Con un marcado exceso de agua en las napas y buenas perspectivas de precio, el trigo se enfrenta a una gran oportunidad en la que la correcta selección de variedades y manejo será clave.

De acuerdo con Pablo Bollatti, especialista en napas del INTA Marcos Juárez, Córdoba, “a diferencia de la campaña anterior, el perfil del suelo se encuentra con exceso de recarga, incluso con zonas anegadas”. En este sentido, aseguró que el invierno puede ser “una gran oportunidad” para consumir esos excesos de agua y canalizarlos a través del cultivo de trigo mediante evapotranspiración.

bollatti1
Es que, según el investigador, “estos ambientes con napas entre 0,5 y 1,8 metros aseguran la provisión de agua durante prácticamente todo el ciclo del cultivo de invierno”. Este dato cobra mayor importancia si se tiene en cuenta que, en el caso de trigo para la región centro, un 70% del rendimiento lo explica el agua almacenada en el suelo.

En este sentido, no dudó en asegurar que “las aptitudes de suelo, humedad, distancia a puerto hacen que el sudeste de la provincia de Córdoba tenga los ambientes más competitivos para producir trigo”.

Dejar respuesta