Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, la tendencia de sembrar soja en grandes cantidades está terminando. En la campaña 2014/15, por cada lote de trigo o maíz se sembraba 4,6 lotes de soja. En cambio, en la campaña 2017/18 fue diferente, ya que solo se sembró 2,1 hectáreas de soja por lote de trigo o maíz.

La tendencia de subir en un 10% la siembra de maíz temprano respecto al año pasado y si se logra sembrar todo el trigo que se intenciona, la zona núcleo sumaría más de 250 mil hectáreas con gramíneas en este año.

Esto es muy importante porque se volvería a rotar el suelo, una es la prácticas más eficientes para producir en forma sustentable y ponerle trabas a los excesos hídricos. Aparte de la ventaja que tienen las rotaciones para el manejo del lote, como el control de malezas o evitar el desarrollo de enfermedades entre otras, es una práctica muy favorable para la región en contextos de años lluviosos.

2hE6Jl4r

Incrementar las hectáreas con trigo y maíz baja el escurrimiento del agua al aumentar la cantidad de rastrojos que queda en el campo. Y cómo también necesitan más milímetros para su crecimiento, funcionan como bombas de extracción de agua, bajando las napas de la región.

Fuente: Revista Chacra

Dejar respuesta