Por Georgina Caffaratti

El 2 de mayo, el secretario de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere se reunió con el gobernador de Chaco, Domingo Peppo, y acordaron que el gobierno nacional destinaría 135 millones de pesos a productores afectados económica y financieramente por las excesivas lluvias que se han registrado desde principios de este año.

Chaco sufre la peor inundación en 3 décadas, con 2,2 millones de hectáreas bajo agua, de las cuales 500 mil son productivas y afectan al 90% de la producción de algodón, principal cultivo y actividad regional.

algodon-anegado

El gobierno nacional decidió prestar ayuda cinco meses después de que comenzaran a producirse las inundaciones.

Además de llegar tarde con soluciones, se demoraron un mes más para comenzar a entregar el dinero acordado. El viernes 7 de junio los productores recibieron 43 millones de pesos y este jueves 13, unos 44 millones de pesos más, sumando en total 87 millones de pesos, es decir, un poco menos del 65% de lo pactado.

Según Santiago Hardie, secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial: “Con esta acción acercamos de manera rápida y efectiva fondos para los productores afectados en emergencia agropecuaria, facilitando comenzar lo antes posible los ciclos productivos con la ayuda de la Nación”.

57ee6ac629d1b_907_510!

Si aportar parte del dinero seis meses después del inicio del problema “es rápido y efectivo”, es evidente que Hardie y todo el equipo de Agroindustria tienen una definición distorsionada de esas palabras.

Además, el comunicado expresa erroneamente que ya han aportado el 87% del monto acordado que, según ellos, ahora es de 100 millones de pesos, cuando en realidad se comprometieron a pagar 135 millones de pesos en total.

La falta de compromiso por parte del estado nacional para solucionar el problema de las inundaciones es grande. De más está decir que si fuera la provincia de Buenos Aires la que pasa por esta situación, al mes ya hubieran destinado el dinero correspondiente para contribuir a la solución del problema.

El alarde de publicar en las cuentas oficiales de gobierno el aporte económico que están destinando a Chaco, solo demuestra que hacen falta obras de infraestructura y políticas de gobierno para evitar que estas inundaciones se provoquen, además de que queda en evidencia lo tarde que llegan las ayudas financieras a provincias del norte argentino.

Dejar respuesta