El Senasa estableció medidas para disminuir el riesgo de ingreso y posible diseminación en la Argentina de esta enfermedad.

A pesar de que la peste porcina no está presente en el país, el Senasa prohibió la exposición de los cerdos en lugares públicos ya que podría haber personas que vienen de otros países donde está presente la enfermedad y contagiar a los animales.

En los últimos años, el virus de la PPA proveniente del África subsahariana, se ha expandido y recirculado en países de Europa. Más recientemente se ha multiplicado en lugares del continente asiático y representa un riesgo considerable el ingreso de la enfermedad a través de pasajeros provenientes de esos países.

hqdefault

Además, el Senasa reforzó los controles en puntos fronterizos claves. No obstante, “existe la probabilidad de que los pasajeros que puedan vehiculizar el virus en alimentos, ropas y calzados, tomen contacto con cerdos del país, creando el escenario propicio para iniciar la infección en nuestro territorio”, expresan.

Esta decisión también se había tomado en 2009 con la llegada de la pandemia de gripe porcina.

Esta normativa no surge como iniciativa exclusiva del Senasa, sino también por la demanda de asociaciones de productores porcinos que ven en riesgo los logros alcanzados en el desarrollo del sector durante los últimos años.

Dejar respuesta