Frente al conflicto en la provincia de Entre Ríos por el nuevo decreto que prohíbe pulverizar a menos de mil metros de las escuelas rurales vía terrestre y tres mil vía aérea, los productores reclaman que el gobernador Gustavo Bordet dé marcha atrás con la medida aprobada por la Justicia provincial debido a que son 300 mil las hectáreas que quedan improductivas en el territorio entrerriano.

José Ignacio Colombatto, presidente de la Sociedad Rural de Gualeguaychú, expresa que “el gobierno debe reveer el decreto porque va a tener problemas en cuanto a las recaudaciones, ya que muchos productores van a tener que cerrar sus campos porque se les va a hacer difícil poder seguir desarrollando sus actividades” sin aplicar fitosanitarios.

mosquito_fumigador

Con respecto a los diversos estudios que se han presentado a la Justicia, se ha probado que 9 de cada 10 niños que viven en las zonas rurales en el departamento Uruguay en Entre Ríos presentan daños genéticos. A lo que Colombatto asume que “hay productores entrerrianos que hacen las cosas mal porque el estado nunca controló las aplicaciones de fitosanitarios”. Afirma que no están defendiendo a aquellos que no realizan las aplicaciones de los fitosanitarios de manera correcta. “Si tienen que ir presos, que vayan o que los multen”, sentencia aunque sostiene que “tenemos un Estado ausente que nunca controló”.

“Sin duda que lo que echamos en el campo no es agua bendita, son productos tóxicos. Lo que nosotros pedimos es que se apliquen en tiempo y forma y que haya ingenieros agrónomos que controlen las aplicaciones junto con el Estado”, explica.

Aquí la nota completa con José Ignacio Colombatto, presidente de la Sociedad Rural de Gualeguaychú:

Dejar respuesta