Hace 20 años que Miguel Ángel Velázquez desarrolla la helicicultura, es decir, la cría de caracoles de tierra con fines comerciales en Río Cuarto. En la actualidad cuenta con 15 criaderos.

El helicicultor cría la variedad llamada Helix Aspersa Muller, “un caracol originario de Europa que llegó a América, y a la Argentina, traído por los inmigrantes jesuitas y franciscanos”, explica y afirma que las tierras argentinas son el lugar más óptimo para la cría de este molusco.

El emprendimiento de Velázquez se dedica a vender caracoles vivos para el armado del criaderos (actualmente, junto con grupo de inversionistas, está construyendo el primer criadero experimental en Santa Cruz); también ofrece caracoles sacrificados y saborizados, en bandejas, frascos o botellas con diferentes gustos y salsas.  “Hacemos, para pedidos especiales, caracoles al ajillo, a la provenzal, a la vinagreta y en salmuera, con un procedimiento similar al de las anchoas”, detalla.

Por primera vez, en el marco de la 85º Exposición Rural de Río Cuarto, Miguel Ángel está presentando en el continente americano el Paté de Caracol.

Sin título-2

Velázquez dice que la carne de caracol pertenece al universo de las “carnes falsas o artificiales” como parte de los alimentos alternativos que se consumen en el mundo, ya que tiene muchos beneficios para la salud humana. “Aporta mayor cantidad de proteínas, aminoácidos, vitaminas y sales esenciales comparados con otras carnes”, asume.

“Estos son los nuevos nichos de mercado que hay que tenerlos muy en cuenta al momento de elegir una Pyme para explotar”, aconseja y considera que, a comparación de otras actividades que se desarrollan en el campo, la cría de caracoles requiere poco tiempo de dedicación (de 4 a 7 horas semanales) por lo que puede practicarse junto a otra actividad de manera paralela; también incluye bajos costos, ya que con espacios de 500 a 1000 metros para arriba, el emprendimiento ya puede ser rentable, porque se calculan unos 20 caracoles por m² y se alimentan con cualquier tipo de planta, “preferentemente de hojas verdes, carnosas y grandes”.

Velázquez está trabajando en conjunto con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y la cátedra de Química, Física y Ciencias Naturales de la Universidad Nacional Río Cuarto para presentar a la Nación un proyecto que está resumido en una fórmula: Plantas+Agua=Carne de caracol.

La idea es “exportar fundamentalmente a España, aunque también estamos haciendo contactos con Chile”, asume.

Nota completa con el helicicultor Miguel Ángel Velázquez:

1 Comentario

Dejar respuesta