9 de septiembre de 2019

Desde el INTA reconocen que el sector agroindustrial vive un proceso de tecnificación muy importante. 

Para Juan Pablo Vélez, especialista en agricultura de precisión del INTA Manfredi, Córdoba, reconoció que un estudio del INTA demuestran el fuerte incremento en la implementación y utilización de información digital dedicada al agro. “Una de las herramientas de mayor utilización, con un aumento del 30%, es el uso de las imágenes satelitales”, detalló.

En este sentido, señaló que “durante los últimos tres años aparecieron nuevas herramientas de procesamiento, mientras que otras evolucionaron, lo que permite un rápido procesamiento y simplificación de la información para, mediante algoritmos y Big Data, lograr productos fácilmente aplicables con el fin de incrementar la rentabilidad del campo”.

“Una de las herramientas más solicitadas por el productor es el manejo de sitio especifico del lote mediante la variación de insumos”, aseguró el técnico de Manfredi quien no dudó en confirmar que el uso de esta tecnología se incrementó un 10% en los últimos tres años.

“Los lotes son muy variables y, a veces, con pequeños ajustes en los insumos aplicados se generan grandes diferencias”, explicó.

zzz

“Por ejemplo, con los sistemas de siembra de alta precisión hemos logrado incrementos de entre 150 y 180 dólares por hectárea”, destacó Vélez.

Es que, de acuerdo con el técnico esta herramienta permite realizar cortes de surcos por surcos que impiden el solapamiento de las semillas y la doble siembra, además de eliminar los rebotes en los caños de bajada. Además, la dosis variable, el manejo de sitio especifico o de nitrógeno, fósforo y semilla y los controladores de caída de fertilizante en los caños de bajada tienen destacadas ventajas.

“Lo mismo sucede con el proceso de fertilización”, aseguró el técnico quien reconoció que hay disponibles equipos muy avanzados de maquinaria de relevamiento de información para la toma de decisiones.

Precisión

En esta línea, enumeró los controladores de condiciones atmosféricas y climáticas para la correcta pulverización con sistemas de avanzada, las estaciones meteorológicas instaladas en la maquinaria.

También se refirió a los envíos telemétricos de la información, los ajustes en la aplicación de herbicidas mediante la aplicación selectiva, ya sea por detección de verde sobre suelo o verde sobre verde, la inhibición artificial para la identificación y diferenciación entre maleza y cultivo, como así los drones para la aplicación de herbicidas.

“Hay una artillería de posibilidades para mejorar la eficiencia en la aplicación de fitosanitarios atendiendo una demanda muy importante y critica como es la inocuidad de la producción agropecuaria”, destacó Velez.

Dejar respuesta