18 de diciembre de 2019

En el megaproyecto de Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva que el gobierno de Alberto Fernandez envió al Congreso, se quiere imponer una tasa del 3% a las importaciones de soja, por lo que la industria aceitera deberá pagar un plus para ocupar al máximo su capacidad instalada.

Recordemos que la industria aceitera importa soja principalmente de Paraguay, Brasil y Estados Unidos para poder trabajar al 100%.

Es importante aclarar que el gobierno de Mauricio Macri logró en 2016 que la importación de soja no pague tasa, siempre y cuando fuera procesada en el país para hacer aceite o harina.

De ser aprobado este proyecto, se reinstalará lo que se había eliminado.

Dejar respuesta