7 de febrero de 2020

Tras un enero de lluvias claves que visitaron a cada semana la región pampeana y el norte del país, febrero de 2020 se presenta con indicadores de gran escala a favor de Argentina. Incluso hay un incipiente calentamiento en el Pacífico Ecuatorial que podría favorecer las lluvias para los cultivos tardíos. El Dr. en Ciencias Meteorológicas, José Luis Aiello también explica que las abundantes lluvias en el sur de Brasil podría hacer que la cosecha argentina tenga que enfrentarse a lluvias otoñales de consideración.

Febrero es el mes que define la campaña de soja Argentina. Desde la Bolsa de Comercio de Rosario prevén que no hay posibilidades de nuevos escenarios secos cómo veníamos teniendo hasta diciembre. Todo apunta a que se regularizarán las lluvias sobre la región pampeana aunque el sur de Buenos Aires sigue con una situación difícil. “Las pocas “llegadas” de lluvias al sur obedecen a que la actividad de los frentes no encuentran humedad suficiente en esa región. Eso se traduce en mayores precipitaciones en aquellas zonas que sí tienen humedad adecuada, cómo sucede desde el norte de Buenos Aires hacia el norte del país”, explica Aiello.

“Febrero empieza con indicadores muy interesantes. El lento calentamiento del Pacífico, la posición del Anticiclón del Atlántico y los efectos que produce la actual distribución térmica superficial del Atlántico sur nos señalan un escenario de lluvias normales”, explica Aiello y pronosticó: “Esta semana va a haber lluvias muy importantes en el centro norte de la región pampeana. Se van a generalizar en casi todas las zonas productivas. También van a alcanzar al noroeste argentino”.

“En el Pacífico Ecuatorial, que es donde se definen los efectos El Niño, se está entrando en un progresivo calentamiento. Esto tiene dos puntos importantes: lo primero es que sería favorable para el desarrollo de los cultivos tardíos. Lo segundo, es que podríamos llegar a tener un período de cosecha con excesos de humedad”, explica el especialista.

Dejar respuesta