10 de febrero de 2020

A pesar de que Brasil en 2019 cerró sus las fronteras a las peras y manzanas argentinas por los problemas de carpocapsa, se exportaron un 42% más de manzanas que en 2018. Lo que significa un total de 27.957 toneladas.

Según el Senasa, el 17% fue exportada en el primer semestre del año, pero que en el período julio-diciembre se efectuó la mayor parte del comercio, concentrando el 83% del total de las ventas a Brasil, representando un volumen de 23.100 toneladas.

Si bien el salto interanual en 2019 es importante, lejos están los volúmenes que históricamente compraba Brasil al Valle de Río Negro y Neuquén. Sin ir muy lejos, en la temporada 1998 el vecino país importó de nuestra región algo más de 100.000 toneladas de manzanas.

Esto se debe a la pérdida de competitividad de nuestra actividad -que permitió el ingreso de terceros países en este importante mercado- sumado a un aumento de producción propia de manzana por parte de Brasil, llevó a la disminución de la exportación que se está observando en estas últimas temporadas.

“Brasil sigue siendo un mercado muy importante para nosotros y debemos ser conscientes de no entorpecer el flujo comercial que hoy existe entre ambos países”, confió uno de los principales exportadores hacia ese destino.

Dejar respuesta