10 de febrero de 2020

En medio de los conflictos entre los productores de La Pampa y el gobierno por la prohibición de la compra-venta de agroquímicos en la provincia, la Justicia de Santa Fe prohibió las aplicaciones de fitosanitarios a menos de 800 metros de distancia de zonas urbanas de los municipios Sastre y Ortiz, a 139 kilómetros de la capital provincial.

La decisión fue tomada debido a un reclamo que viene efectuando desde el año pasado la familia Giraudo. Y es que su hija Zoe, de dos años, tiene cáncer y vive en una casa cercana a los campos donde se realizan aplicaciones.

El juez Duilio Hail lo consideró un “fallo histórico”, ya que es la primera vez que se dicta una distancia de ese tipo en la provincia santafesina para las aplicaciones terrestres.

El caso de Zoe fue compartido en redes sociales por Marcelo Tinello y Guillermina Valdés, quienes firmaron solicitadas para exigir que se extendieran las distancias. Además, la causa obtuvo el apoyo de vecinos y organizaciones ambientalistas de la zona.

 

Dejar respuesta