3 de marzo de 2020

Gracias al INTA Mar del Plata, se ha podido cultivar frutillas de manera hidropónica, es decir, no sobre la tierra, sino sobre el agua.

En la última campaña, se logró la primera producción  para su comercializar directamente al público ya que las evaluaciones indican que las frutas son de buena calidad, aunque Enrique Adlercreutz, jefe de la agencia de extensión rural del INTA en Mar del Plata, afirmó: “las conclusiones finales se podrán brindar en forma global en mayo del corriente año”, aclaró.

Esto significa un gran avance en la producción sustentable en el cordón frutihortícola del partido de General Pueyrredón.

DSC_8421A

Ignacio Alvarez, profesional asesor del establecimiento Mar del Verde SRL, destacó las ventajas que encuentran en el cultivo sin suelo. “Permite la reducción en el uso de los agroquímicos con el consecuente impacto positivo en los costos y en el ambiente y mejores condiciones para la labor de los trabajadores, debido a que los sacos de sustratos son distribuidos en estructuras a un metro del suelo y no tienen que trabajar a nivel del suelo”, explicó.

Analía Puerta, coordinadora del proyecto Tierra Sana e investigadora del Instituto de Floricultura del INTA, señaló que “estas ventajas comprobables en la producción sin suelo permitieron, en los últimos cinco años, que se triplicarán los establecimientos productivos que adaptan el sistema de cultivo sin suelo”.

DSC_9814A

El proyecto Tierra Sana busca la implementación de alternativas sustentables para el manejo de suelo y los sustratos bajo invernadero. “Está impulsando el sistema de producción de cultivo sin suelo como una alternativa muy promisoria para la Argentina, porque permitiría reducir el uso de agroquímicos, especialmente de fumigantes de suelo, y también mejoraría la ergonomía en todas las tareas”, argumentó Puerta.

Dejar respuesta