13 de marzo de 2020

En Argentina, el mate es lo que más se consume después del agua, pero más que una infusión, una bebida, es un elemento cultural que conecta a todos los argentinos, no distingue zona, edad, sexo, clase social.

“Hoy atravesamos una situación sanitaria muy especial. Así como no hay que compartir los cubiertos o los vasos, es muy importante que no compartamos el mate”, recomienda el Instituto Nacional de Yerba Mate.

“Queremos concientizar a la población que el mate cebado debe ser consumido de forma individual, y que los utensilios (mate, bombilla y termo) deben ser higienizados luego de cada uso”, explicaron.

“El raspado de residuos sólidos, lavado con detergente , enjuague , desinfección con lavandina o agua caliente y secado al aire de todos los elementos después de cada uso, es de fundamental importancia para prevenir el contagio del COVID19”, detallaron.

Y reflexionaron: “El mate tiene el significado de compartir, pero en este caso, compartamos la responsabilidad de cuidarnos, de cuidar a los otros y mantengamos la ronda, pero cada uno con su mate, bombilla y termo”.

Dejar respuesta