2 de abril de 2020
Por Marcos Snyder, ingeniero agrónomo y especialista en lechería
Por Marcos Snyder, ingeniero agrónomo y especialista en lechería

Hasta febrero de este año, el productor percibía precios superiores a los costos por litro de leche.

En marzo, el distanciamiento social redujo a 0% el consumo en el segmento hotelería, restaurantes, pizzerías/cafeterías pegándole duramente a la producción e industrialización de mozzarella (referente de los quesos de pasta blanda que constituye el 37% de la elaboración de quesos en 2019).

El #YoMeQuedoEnCasa potenció el consumo de leche fluida que en algunas ciudades del interior comenzará a escasear. Esta situación ha causado unos cuanto casos de PyMES que ceden la leche a la gran industria, cosa que apaciguaría la competencia por la leche.

Con todo el canal de ventas “gourmet” colapsado, la industria PyME redirecciona hacia mayoristas y supermercados, que siguen operando aunque reportan menores ventas. Algo que se cobraba casi de contado, y mucho en efectivo, pasó a cheques a 60 días y ya hay una gran faltante de liquidez.

El sector reclama la reapertura de bancos, aguantar los descubiertos y activar la compra de cheques posdatados para hacerse en efectivo, algo clave para que siga girando la rueda.

Dejar respuesta