2 de junio de 2020

La entrada de divisas por la exportación de la campaña de soja 2019/20 es algo que espera con ansias el gobierno nacional. Y es que traería un respiro en medio de una crisis económica que atraviesa hace años el país, sumado al contexto de pandemia y la cuarentena en la cual varias actividades hace más de dos meses que están paradas o funcionando a medias.

A pesar de la buena cosecha, la falta de agua al inicio de la siembra hizo que hubiera una reducción del 43% en la implantación de soja de primera, por lo que la producción se ve un poco demorada con respecto al año pasado. A esto hay que sumarle los problemas logísticos, ocasionados por la cuarentena y sus controles sanitarios, que provocan que se haga más lenta la llegada de los camiones a puerto. Sin dejar de nombrar la bajante histórica del río Paraná, que hace que los buques zarpen con menor cargamento para no quedar encallados o, peor aún, muchos de los buques de gran porte ni siquiera pudieron salir de los puertos.

El periodista de opinión Guillermo Geremía habla sobre la menor liquidación de soja en la provincia de Córdoba por parte de los grandes productores y las consecuencias que puede provocar.

Dejar respuesta