17 de julio de 2020

Por el contrario, en el sur y este del área agrícola se decidió incorporar más lotes por las buenas condiciones climáticas.

Debido al déficit hídrico en el norte y centro del país, finaliza la ventana de siembra del trigo ya que no se puede implantar más.

Desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires explican: “La incorporación de lotes en las áreas con escasez de humedad se ha visto prácticamente interrumpida desde hace varias semanas. Al no revertirse esta situación, previo al cierre de la ventana de siembra, los productores han decidido resignar la implantación de los lotes remanentes, dando por finalizadas la siembra en las regiones centro norte y sur de Córdoba, NEA y Núcleo norte”, lo que significa que quedaron sin sembrarse 72.000 hectáreas.

En cuanto a la condición del cultivo, “los primeros cuadros implantados concentrados en el centro y norte del área agrícola, se mantienen en condiciones normales. Sin embargo, a pesar de que las plantas aún no presentan una gran demanda de humedad, comienzan a registrarse demoras en el crecimiento y el desarrollo por falta de agua y temperaturas frías”, detallan.

A pesar de esto, “la mejora en el estado hídrico tanto en el sur como en sectores del este del área agrícola nacional, impulsó la intención de sumar cuadros a la siembra del cereal”, es decir, “la favorable condición hídrica en Buenos Aires, La Pampa y Entre Ríos continúa incentivando la incorporación de lotes, compensando las reducciones de área de las zonas afectadas por sequía (…) De cumplirse estos planteos durante el mes y medio que resta antes de finalizar la siembra, se alcanzarían las 6,5 millones de hectáreas estimadas para el ciclo en curso”, sostiene la Bolsa.

Dejar respuesta