29 de julio de 2020

En el sur de Santa Fe es el trimestre con menos lluvias de los últimos cien años. Ya hay focos de sequía extrema; en Córdoba se estiman 65 mil hectáreas trigueras en malas condiciones.

De acuerdo al informe mensual de la Bolsa de Comercio de Rosario, con fuertes heladas y el clima seco, los últimos días de julio y los primeros de agosto no dan señales de lluvias.

“Desde el 1ro de mayo no llueve de forma importante en Córdoba: ya van 88 días con registros mínimos. Pero tampoco ha llovido sobre gran parte del sur de Santa Fe y esto es algo muy atípico para las estadísticas históricas”, destacó la Bolsa.

1_15

Dónde había excesos o buenas reservas hace un año ahora los mapas están en amarillo o rojo.

Buenos Aires ahora dispone de excelentes condiciones y las últimas lluvias dejaron en las principales zonas trigueras del sudeste entre 30 a 55 mm. Pero hace un año atrás, Buenos Aires y La Pampa sufrían una sequía que se arrastraba desde los meses del verano.

screenshot_3_0

A principios de octubre del 2019, Buenos Aires se convirtió en el principal foco de la falta de agua con 100 días sin lluvias. En esa oportunidad, en territorio bonaerense se perdieron 97.500 ha de trigo de las 270 mil ha que quedaron sin cosecharse en Argentina.

Hoy, a fines de julio del 2020, Córdoba cumple 90 días sin recibir agua con 65 mil ha de trigo en malas condiciones y 200 mil ha en condiciones regulares. Y no es la única zona con problemas. En Chaco y Santiago del Estero, si no llueve en 25 días, gran parte de los lotes sembrados pueden perderse. En el sur de Santa Fe, aún con reservas de humedad en las capas profundas del suelo, si no llueve de forma importante en 20 días, los rindes van a caer en picada.

Más allá de la buena situación hídrica que atraviesan Buenos Aires, La Pampa y Entre Ríos y Norte de Santa Fe, la situación es muy delicada en la franja central y en el norte de Argentina. Ya hay varios focos de sequía extrema en Córdoba y uno en el sur de Santa Fe. Estos focos indican que se alcanzó la condición más seca respecto a la media histórica de los últimos 30 años para esta época del año.

Con respecto al clima pronosticado para esta semana, las posibilidades de lluvias quedaron atrás. “El gran contenido de humedad atmosférica, que fue aportado por la circulación del noreste, no se ha capitalizado para convertirse en precipitaciones”, advierte el Dr. José Luis Aiello. El buen tiempo, frío y seco, acompañará los últimos días de julio y los primeros de agosto. 2_10-1

Dejar respuesta