14 de agosto de 2020

Argentina posee condiciones excepcionales para impulsar la producción y exportación de carne de cerdo a China y otros destinos del sudeste asiático, que han sido golpeados duramente por la peste porcina africana y otras enfermedades.

Es por eso que es importante desarrollar proyectos que cuiden la inocuidad sanitaria y el impacto medio ambiental.

“A la hora de diseñar la inversión productiva es relevante la ubicación de las granjas y es fundamental potenciar las medidas de bioseguridad, es decir, herramientas y recursos a aplicar para prevenir la introducción y transmisión de enfermedades infecciosas a un establecimiento de cría de porcinos”, dijo Federico Guatri, presidente del Grupo de Intercambio Tecnológico de Empresas Porcinas (GITEP).

2882496w320

Actualmente, “el país tiene recursos relevantes como la abundancia de agua dulce, una baja densidad de animal y un muy buen estatus sanitario”, comentó Guatri y agregó: “Argentina cuenta con normativa de ambiente e impacto ambiental, y es un país considerado libre de fiebre aftosa y también libre de peste porcina clásica”. Por lo cual, es importante tener precaución sobre el ingreso genético desde otros destinos y controlar qué animales ingresan. Guatri destacó: “Es fundamental trabajar en protocolos y controles que permitan tener una seguridad de la sanidad de los animales que ingresan”.

Por último, el especialista enumeró los factores por los cuales aumentar o potenciar la producción porcina es posible: “Para la Argentina es una oportunidad enorme ya que está aislado geográficamente de los grandes flujos internacionales, tiene baja densidad territorial, lo que lo vuelven más seguro, además tiene importante producción de cereales y cuenta con capital humano formado, universidades y centros de alta tecnología”.

Dejar respuesta