25 de agosto de 2020

Roberto Urquía, presidente de la Aceitera General Deheza (AGD), quien fue diagnosticado con coronavirus hace pocas horas, habló durante la Feria Industrial en Río Cuarto y dijo que el campo es el sector que permitirá reactivar la economía pospandemia a través de la generación de divisas.

Urquía dijo que son necesarias políticas “para que la gente se vea tentada a irse a los lugares más lejanos de las grandes urbes”.

Según datos que mencionó, el sector aporta el 7,5% del PBI de la Argentina. Además, de que hoy el país produce más de 140 millones de toneladas y el objetivo es llevar esa producción a las 200 millones de toneladas, pero para crecer, es importante que el Estado dé algunas señales, fundamentalmente al interior del país, afirmó.

“Se tiene que aumentar la producción de cereales, oleaginosas y legumbres en 60 millones de toneladas. Eso seguramente va a dinamizar el interior y para crecer tenemos que anexar áreas lejanas a los puertos que no están demasiado pobladas”, señaló y ejemplificó: el noreste argentino, parte del centro de San Luis, norte de Río Negro, y el noroeste de La Pampa. “Ahí se va a producir más trabajo, oportunidades para la gente que nació y creció ahí, para que se queden”, apuntó.

Siguiendo la misma línea, mencionó que es importante que haya una ley que incentive al productor a reponer los nutrientes que le saca a la tierra con el hecho de producir diversos productos. “Que haya una ley de fertilizantes porque cada barco que se va con una tonelada de soja, se lleva una parte de los nutrientes de la tierra y eso se debe reponer. Hubo proyectos en el Senado y se deben retomar”, manifestó. De igual forma, hizo hincapié en que hay que fomentar los cultivos de cobertura para el cuidado de las tierras productivas y agregar tierras periurbanas como zonas de producción.

A la lista de puntos relevantes, le agregó la importancia de que haya una ley de semillas para aumentar los rindes y alcanzar la producción propuesta. “No podemos darnos el lujo de estar ausentes de todos los avances de la biogenética en el mundo. Tenemos que tener variedades resistentes a sequías que hacen que, al final de una campaña, la producción por hectárea mejore”, aseveró.

Según su perspectiva, si no se logra tener una buena ley, va a costar acceder a las nuevas variedades que en el mundo están rindiendo bien y que son resistentes a eventos que afectan a la producción.

Fuente: La Nación

Dejar respuesta