14 de octubre de 2020

Frente a las aproximadamente 200 mil hectáreas quemadas en la provincia de Córdoba, la Secretaría de Ambiente de Córdoba y la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) trabajaran para reforestar las zona afectadas.

Donarán un millón de semillas de algarrobo para producir plantines y también entregarán 15 mil plantines.

3438159w740

Marcelo Conrero, decano de Ciencias Agropecuarias, explicó a La Nación: “Haremos un diagnóstico de las zonas arrasadas porque la flora nativa tiene gran capacidad de adaptación; hay que esperar que se haga nuevamente una masa vegetal que hará de sostén y allí ubicar ejemplares de 30 a 40 centímetros que son los que mejor capacidad de arraigar tienen”.

Los especialistas coinciden y advierten que lo primero que se debe hacer es dejar “cicatrizar” los suelos. Piden a los habitantes de zonas afectadas que no comiencen a plantar inmediatamente. Guillermo Díaz, director de la Reserva Natural San Martín (último resabio de bosque nativo original en el ciudad de Córdoba), apunta que el proceso debería comenzar en unos seis meses: “No hay que salir a invadir las sierras ahora; debe lavarse el suelo, surgir los primeros brotes. Aunque el bosque quemado parece muerto, siempre sorprende porque hay un proceso natural de recuperación. Donde está muy afectado, hay que evaluar la oportunidad de intervención”.

En la Reserva están preparando “bombas de semillas” (tres partes de tierra orgánica, una de arcilla y semillas de bosque nativo) para cuando empiece la reforestación.

Juan Scotto, secretario de Ambiente provincial, señala que se cuidará de que no pasen autos en las tierras afectadas; tampoco se recomienda que haya ganado.

3438157w740

Los expertos estiman que, con lluvias, en 15 o 20 días habrá pasto en algunas zonas. A su vez, cuando el agua empiece a correr sobre el suelo con cenizas provocará problemas en los lagos, ya que arrastrará esa ceniza y tierra.

Dejar respuesta